PAÍS: Francia

En el siglo XVIII, el Domaine de Rieussec pertenecía a los monjes de Carmes de Langon. Confiscado durante la revolución, el Domaine fue puesto en venta hacia el año 1790 como “Bien Nacional”, siendo adquirido por Monsieur Marheilhac, propietario por aquella época del Château La Louvrière en Léognan. Al momento de la clasificación de 1855, su propietario era Monsieur Mayne. En ella se reconocía la calidad del terroir de Rieussec como “Premier Cru Classé” de Sauternes y Barsac. A partir de esa fecha, la historia de Rieussec se ve salpicada de cambios de propietario. En 1984, Domaines Barons de Rothschild (Lafite) lo adquirió, ampliando su superficie a 110 hectáreas, 68 de las cuales poseen viñas. Con el fin de conseguir la mejor expresión del potencial del Château Rieussec, se tomaron rigurosas medidas, como por ejemplo una selección más meticulosa de las uvas y una fermentación realizada en barricas, permitiendo afinar aun más la selección a la hora de ensamblarlo. En 1989, se construye una nueva bodega para alargar la crianza en barricas y se reduce drásticamente la cantidad de Grand Vin en los años 90 gracias a una selección más rigurosa. A partir del año 2000, la renovación de las bodegas de envejecimiento, la construcción de una bodega de fermentación y el desarrollo técnico de la sala de prensado se sumaron al esfuerzo cualitativo emprendido desde 1985.